29-05-2019

La gestión urbanística público/privada dará lugar a un edificio residencial y una plaza pública en la calle La Viña

Oyarbide ha explicado que el derribo, tras meses de gestiones urbanísticas, ya está en su fase final, y próximamente comenzará la construcción de una zona residencial, de siete alturas, enclavada en una plaza pública de similares dimensiones a la Plaza 3 de Noviembre. 

 

Un edificio de siete alturas, bajo más seis plantas, y una plaza pública de similares dimensiones y disposición a la actual Plaza 3 de Noviembre, es en lo que se van a convertir las tres edificaciones antiguas, abandonas o semiabanadonadas, que se encontraban en la calle Raimundo Cicero Arteche, que ya han sido derruidas y que, en unos meses,darán paso a una flamante zona residencial, con una amplia plaza pública, tras las gestiones urbanísticasllevadas a cabo por la concejalía de Urbanismo, que dirige José Otto Oyarbide, el promotor José Carral Crespo ‘Camo’.

 

Así lo ha explicado el propio edil que ha visitado esta mañana los últimos trabajos de derribo que se están llevando a cabo en esta zona, y que permitirán que este área, de hasta ahora tenía un aspecto abandonado y descuidadose convierta en una zona residencial, y de esparcimiento y ocio, gracias a la nueva plaza pública, de unos 1.200 metros cuadrados, que se va a crear, en pleno centro de la ciudad, en el Barrio de Quebrantada.

 

Esto es posible, ha señalado Oyarbide, gracias a la gestión en este área conocido como M10, en el Barrio de Quebrantada, donde se encontraban estas tres edificaciones residenciales, algunas de ellas abandonadas o semiabandonadas. En el 2014 se llevó a cabo la modificación puntual del modificado número 50 del PGOU del año 85, una de las últimas modificaciones puntuales del Plan General, que ha facilitado las gestiones que se han venido a desarrollar hasta ahora, ha explicado el edil. En estos años, ha indicado Oyarbide, se ha avanzado en desarrollar esta unidad de actuación, y ‘recientemente hemos firmado tres convenios urbanísticos, que han facilitado el derribo de la última edificación, aunque meses antes ya se habíanderribado otras dos edificaciones abandonadas’, ha explicado.  

 

Únicamente quedaría pendiente la expropiación de un propietario fallecido, que no tiene herederos localizables -con lo cual ha sido imposible llegar a unacuerdo- para poder completar la acera en la calle Raimundo Cicero Arreche. 

 

Este es, según Oyarbide, un ejemplo del fruto de la colaboración de la iniciativa público y privada en el desarrollo de esta zona del centro de Torrelavega, que se puede comparar, ha dicho, con otra gestión muy similar que es la que se está ejecutando en la calle Amador de los Ríos, donde también se hizo una modificación puntual del plan general y varios convenios urbanísticos, para poder permitir ejecutar ese vial que ahora se está llevando a cabo, ha finalizado el edil. 

 

2013 Ayuntamiento de Torrelavega